Ronald Dworkin, ¿un realista más?

Revisando el Internet (pasando una noche de cansancio mental, agotamiento físico y ganas de irme a Playablanca a descansar), me encontré una interesantísima interpretación de Dworkin del Profesor Juan Pablo Sterling: Dworkin como un realista más. Me pareció muy atractivo el título y le leí inmediatamente: En la página 17, manifiesta que el pensamiento de Dworkin ha sido situado como neo-iusnaturalista, pero que en su opinión, Dworkin es un realista más: concluye, como corolario de a lo expuesto, citando Law's Empire: "La ley es la ley. No es aquello que los jueces creen que es sino lo que es en realidad". (la cita es del español de Law's Empire, "El Imperio de la Justicia", p. 90). 


Quiero analizar las dos afirmaciones del Profesor Sterling en la página 17. Lo primero (iuspositivista o iusnaturalista), no es un tema fácil. Muchas personas sostienen que -como el profesor Sterling Casas que dice que la mayoría afirma, que Dworkin es un neoiusnaturalista.  Otros,  (positivistas, casi todos) creen que es un positivista incluyente muy, pero muy optimista. Además, muchos creen que es una "tercera" teoría del derecho, como lo denóminó John Mackie en 1977 (aquí). Esta interpretación ha sido aceptada, por ejemplo, por Thom Brooks (aquí). Ken Himma le dedicó mucha tinta (más de 100 páginas), buscando evidencia filosófica y textual, y aún así no es concluyente.  En mi opinión, no es ni lo uno (neojusnaturalista es Finnis), ni lo otro (positivista, no suena mucho), sino que esta "tercera" teoría está en un plano muy diferente: La adjudicación: no es una teoría del derecho, es una teoría de la adjudicación (de los Estados Unidos). Creo que esta es la interpretación de Hart en el PostScriptum


No obstante esta afirmación me parece muy interesante, tengo muchas reservas contra la interpretación de Dworkin del Profesor Sterling. En primer lugar, en algo me parece que (como siempre con Law's Empire), estamos perdidos en la traducción. Además, el uso de la palabra  "really" (It is not what the judges think, it is but what it really is", Law's Empire, p. 115) no tiene ninguna implicación realista. Darle una prelación a los jueces no implica ser realista. Realismo va mucho más allá. 

Al contrario, me parece claro que Dworkin no es un realista. Desde sus orígenes, Dworkin niega la discreción judicial (The Journal of Philosophy, 1963) y eso precluye todo intento de realismo. La idea de las respuestas correctas es precisamente esto. 
Hasta aquí, muchos estarán de acuerdo. Sin embargo, avanzo un paso más (y de paso, me robo un argumento, pero creo que no puede ser citado aún, pero aclaro que no es mío): Dworkin afirma que existe respuesta previamente establecidas para todo caso jurídico . Por lo tanto, niega que el derecho funciona como los positivistas y los realistas afirman. Ello nunca crean el derecho, porque el derecho ya viene previamente creado. El juez no tiene poder cuasi-legislativo. Dworkin, dice una muy buena interpretación, es todo lo contrario de un realista:  Es un formalista. 
Publicar un comentario