martes, 20 de diciembre de 2011

El Plazo Razonable en la Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos


 La segunda parte de la Entrada de Juan Carlos Ospina: Mil gracias por esta contribución a nuestro blog.

EL PLAZO RAZONABLE EN LA JURISPRUDENCIA DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS Y SU INCURSION EN LA ESCENA CONSTITUCIONAL COLOMBIANA (2 PARTE)

“Justicia retardada, es justicia denegada.”[1]


EL PLAZO RAZONABLE EN LA JURISPRUDENCIA COLOMBIANA:

El concepto de plazo razonable ha sido tomado y utilizado por la Corte Constitucional Colombiana y la Corte Suprema de Justicia para referirse a una característica esencial de derecho al debido proceso establecido en el artículo 29 de la Constitución Política de Colombia. Para los efectos del presente estudio, se realizará una valoración de las sentencias C-1154 de 2005 y T-1025 de 2007 expedidas por la Corte Constitucional, así como la sentencia 32791 de 2009 expedida por la Corte Suprema de Justicia, que guardan relación directa con el concepto en disertación.

La Jurisprudencia de la Corte Constitucional: Plazo Razonable y el Bloque de Constitucionalidad.

Sentencia C-1154 de 2005 M.P. Manuel José Cepeda Espinosa:

Ha señalado la Corte Constitucional que “Los plazos que rigen el procedimiento penal se han establecido como un mecanismo procesal  encaminado a satisfacer los presupuestos del derecho sustancial. Dichos plazos tienen un sentido específico que en todo caso han de satisfacer los criterios derivados de los principios de igualdad, debido proceso, razonabilidad y proporcionalidad asociados al principio de neutralidad procesal, protegido no solamente en la Constitución colombiana sino  también en los tratados de Derechos Humanos de los cuales hace parte Colombia.

Señala la Corte que en la determinación de situaciones no efectivas en la garantía de los derechos de los sujetos por los tiempos utilizados para la decisión de los procesos señaló que las autoridades deben tener en cuenta la naturaleza del delito imputado, el grado de complejidad de su investigación, el número de sindicados y los efectos sociales que de éste se desprendan tal y como lo había señalado en la sentencia C-411 de 1993, sin embargo, a la hora de determinar la razonabilidad de los plazos utilizados para la decisión de los procesos penales señalo que en atención a lo dispuesto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos debe tenerse en cuenta la i) la complejidad del asunto; ii) la actividad procesal del interesado; y iii) la conducta de las autoridades públicas, así como la importancia del litigio para el interesado y el análisis global del procedimiento teniendo en cuenta lo señalado en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos[2].

Sentencia T-1025 de 2007 M.P. Manuel José Cepeda Espinosa:

La Corte Constitucional en estudio de la situación de la Comunidad de Paz de san José de Apartado con relación al conocimiento de unos hechos violentos, realizo un examen en relación con el estatuto de Roma, relacionando el concepto de demora injustificada dispuesto en el literal b del numeral 2 del articulo 17, y luego refiere a la aplicación de la interpretación efectuada por la CORTEIDH en relación con la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y cita la sentencia de Genie Lacayo vs. Nicaragua, del 29 de enero de 1997, en la que afirma “(…) se creó esa línea jurisprudencial acerca del plazo razonable (…)” y cita el párrafo 77 de dicha sentencia en el cual se establecen los elementos de: a) la complejidad del asunto; b) la actividad procesal del interesado; y c) la conducta de las autoridades judiciales; para establecer el cumplimiento de razonabilidad de los plazos en las decisiones procesales.

En estos casos, la Corte Constitucional plantea la coherencia convencional del entramado constitucional colombiano con relación al artículo 29 de la carta fundamental, haciendo uso del bloque de constitucionalidad stricto sensu teniendo en cuenta la aplicación de lo dispuesto por la Convención Americana de Derechos Humanos como amplitud a la relación existente con el entramado constitucional.

La jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia - Sala Penal:

Sentencia 32791 de 2009 M.P. Yesid Ramírez Bastidas:
Luego de citar la sentencia C-1154 de 2005 expedida por la Corte Constitucional, la Corte Suprema señala como elemento del debido proceso el concepto de “plazo razonable” previsto en los artículos 7.5 y 8.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos indicando que esta así como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos toma en cuenta tres elementos para determinar la razonabilidad de los plazos procesales y cita las sentencias de “Caso Genie Lacayo vs. Nicaragua, Caso Suárez Rosero vs. Ecuador, Caso Cantos vs. Argentina, Caso Ricardo Canese vs. Paraguay. En igual sentido Caso 19 Comerciantes vs. Colombia; Caso Hilaire, Constantine y Benjamín y otros. Y Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Jorge A. Giménez vs. Argentina, dictamen de la Comisión.[3], e indica adicionalmente que precisamente el objetivo de las disposiciones de la convención americana son las de “(…) que las cargas que el proceso penal conlleva para el individuo no se prolonguen continuamente en el tiempo y causen daños permanentes” citando a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el dictamen del 1° de marzo de 1996 en el caso de Jorge A. Giménez vs. Argentina.

POSICIÓN CRÍTICA:

El concepto de plazo razonable utilizado por la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia tiene similitud en contenido, y en aplicación por los temas propios que se deciden en sus instancias, además de los tres elementos comunes a la determinación del plazo razonable se mantienen y confirman a nivel interno, salvaguardando el posicionamiento convencional y su relación con las garantías de los sujetos.

Ahora bien, en un estudio pormenorizado de la utilización del concepto de plazo razonable se puede evidenciar una divergencia existente en el tratamiento respecto de la posibilidad de repulsar por vía de acción de tutela una situación que puede generar un perjuicio irremediable. En este sentido, se guarda una relación entre el contenido del principio de inmediatez con el derecho de acceso a la administración de justicia, siendo que, como se ha aplicado en esta materia, principalmente por la Corte Suprema de Justicia, se toman seis meses desde el acto violatorio para la exigencia por vía de tutela, como mecanismo transitorio, en la protección de los derechos humanos.

Por lo anterior, existe un imprudente uso del concepto de plazo razonable, amparado en la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso de la Comunidad Mayagna (Sumo) Aguas Tigni, sentencia del 31 de agosto e 2001, párrafos 132 y 134, en el que se estipulóuna medida de seis meses como límite a la inmediatez para evitar un perjuicio irremediable, que será objeto de un ejercicio académico posterior.



Juan Carlos Ospina Rendón es Abogado egresado de la Universidad de Caldas y candidato a Magíster en Derecho en la Universidad Sergio Arboleda. Contacto: juan.droit@hotmail.com



[1] Voto concurrente razonado del Juez Sergio Garcia Ramirez a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso tibi vs. Ecuador, del 7 de septiembre de 2004. Párrafo 53.
[2] Cita la Corte las sentencias: Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Caso Motta, sentencia de febrero 19 de 1991, serie A, N°195A; Caso Ruiz Mateos c. España, sentencia de junio 23 de 1993, serie A, N° 262. Caso Vernillo, sentencia de febrero 20 de 1991, serie A, N° 198; Caso Unión Alimentaria Sanders S.A., sentencia de julio de 1991, serie A, N° 157.7 de 1991, serie A, N° 157.
[3] Pie de de página 16 de la sentencia 32791 de 2009 de la Corte Suprema de Justicia.

Publicidad del Blog

20% discount for the readers of "Filosofía del Derecho Colombia" blog in Hart's Publishing legal philosophy catalogue. Use the code FDDBLOG in your purchase. Follow this link.

Les comparto que Hart Publishing ha extendido la oferta de ofrecer un descuento del 20% a los lectures de este blog a todos los lectores de este blog en su catálogo de este libros. Los interesados deben utilizar el códigoFDDBLOG en su compra. Nótese que el descuento no aparecerá directa en la orden, pero será aplicado cuando la orden sea procesada. Más info, aquí y el catálogo de libros con descuento aquí.