Petzold-Pernia: Sobre la idea de Derecho

Por Hermann Petzold-Pernia: hermannpetzold@gmail.com



SOBRE LA IDEA DEL DERECHO
                                                                             

                                                                            Hermann Petzold-Pernía


   Las decisiones de los  gobernantes deben ser razonables, valga decir, deben estar de acuerdo con la idea del derecho y no favorecer los intereses individuales de los detentadores oficiales y extraoficiales o fácticos del poder político en el país, pues, como ha escrito Helmut Coing: “La idea del derecho exige que se preserve la dignidad de la persona humana  también frente al grupo, el estado o la nación; y exige que el valor propio  de la  persona   sea  reconocido por el grupo. El grupo no es el valor supremo; el individuo no puede ser rebajado a instrumento del grupo. El individuo puede sacrificarse voluntariamente  y puede incluso hallar en ese sacrificio la plenitud de su vida personal. Pero el orden jurídico de la comunidad  no puede imponer ese sacrificio” ([1]). O como agrega el mismo autor: “La idea del derecho es, según esto, la suma de los contenidos morales (valores) que están esencialmente ligados al desarrollo del derecho. En el centro se encuentran la justicia y la dignidad personal del hombre” ([2]). Entonces, a mi juicio, el Tribunal Supremo de Justicia debe extender la aplicación de las normas constitucionales referentes a los derechos fundamentales de la persona humana a ámbitos ni siquiera vislumbrados por el constituyente, pero teniendo siempre presente como límite de sus actuaciones a la idea del derecho. O para decirlo con otras palabras: Estimo que el norte del alto tribunal (y en especial de la Sala Constitucional), de conformidad con la competencia y la responsabilidad que le han sido constitucionalmente atribuidas, debe ser garantizar y promover el pleno respecto de la dignidad esencial de la persona humana, a fin de que efectivamente coadyuve a que el Estado Social de Derecho llegue a ser una realidad en nuestro país y no una vana esperanza o una ingenua ilusión.  
        





[1]    Coing, Helmut,  Fundamentos de Filosofía del Derecho (trad. del alemán por J. M. Mauri), Barcelona, 1961, pp. 150-151.

[2] Ibidem, p.158.
Publicar un comentario