jueves, 27 de junio de 2013

Fundamentos Filosóficos del Derecho de las Fiducias (y en general, de la representación a terceros)

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

 En DePaul University: (aquí).

martes, 25 de junio de 2013

Call for conference proposals - The Legalization of Culture and the Enculturation of Law

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

Una Convocatoria de McGill, en Canada

Call for conference proposals - The Legalization of Culture and the Enculturation of Law

Published: 10 Jun 2013

Centaur Jurisprudence: The Legalization of Culture and the Enculturation of Law

The Centaur Jurisprudence Project invites paper proposals for a conference that is organized by the McGill Centre for Human Rights and Legal Pluralism, and which will be held in Montreal, Quebec, on Friday, February 21, 2014.

Many claims to justice ask law to be responsive to the lived experiences of those to and through whom it is applied. “Culture” is one label attached to collective forms of this lived experience. But what does it mean for courts and other legal institutions to be culturally sensitive? What are the institutional implications and consequences of such an aspiration? To what extent is legal discourse capable of accommodating multiple cultural narratives without losing its claim to normative specificity? And how are we to understand meetings of law and culture in the context of formal legal processes, such as when a criminal defendant invokes the acceptability of domestic violence within his ethnic community, when oral traditions are presented as the basis for an aboriginal land claim, or when the custom of ‘bush marriage’ is evoked as relevant to the prosecution of the war crime of rape?
A traditional approach to law anchored in positivism tends to construct the encounter between law and cultures as one of subjugation: cultural practices are vetted to assess compatibility with existing legal rules. Cultural anthropology would see a more horizontal interplay of practices and symbols, with law constituting just one more cultural field. As such, law and cultural anthropology would seem to correspond to different ways of imagining the world, to distinct epistemes. However, legal pluralism, rejecting a narrow focus on formal law and state institutions, offers a vision of law as dynamic and inherently open to “culture”.
This one-day conference will explore the potential of legal pluralism to account for the varied and dynamic roles of culture within legal discourse. Can legal pluralism create a richer model of legal knowledge, one that reflects plural cultural narratives, while still offering a normative foundation for formal legal processes? Or does it entail abandoning a distinctively legal discourse in favour of an assemblage of anthropological and legal knowledge or “centaur discipline”? In short, can legal pluralism bring culture within the domain of law?
Four panels will explore these questions from a multidisciplinary perspective in the context of international law, aboriginal law, alternative dispute resolution, and the recognition/accommodation of minority cultural practices. A fuller description of the Centaur Jurisprudence Project is available here [.pdf].
Paper proposals must be between 300-500 words in length and should be accompanied by a short résumé. Please submit your documents to centaur.conference@gmail.com. Any query may be directed to the conference convener, Professor René Provost (rene.provost@mcgill.ca).
The closing date for submissions is 15 July 2013. We will notify successful applicants by early August 2013.
An initial 3-5 page sketch of the paper must be submitted by 1 November 2013 for circulation among panellists and feedback from the conference committee. Presenters must submit a draft paper by 15 January 2014, ahead of the conference on 21 February 2014. Final papers should be between 5,000 and 10,000 words. Selected submissions will be considered for publication in an edited volume on the conference theme.
Airfare and accommodation of presenters will be covered by the conference organizers.

Thomas Christiano sobre Democracia e Instituciones Internacionales

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)



En York:

Chomsky sobre Zizek y Lacan

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)


sábado, 22 de junio de 2013

Seventh International Workshop on Juris-informatics

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

Seventh International Workshop on Juris-informatics
(JURISIN 2013)

October 27 - 28, 2013
Keio University (Raiosha), Yokohama, Japan with a support of The Japanese Society for Artificial Intelligence in association with Fifth JSAI International Symposia on AI (JSAI-isAI 2013)

New Information

  • The workshop website is open. (April 26, 2013)

Important Dates

Submission Deadline: August 10, 2013
Notification: September 15, 2013
Camera Ready Copy due: September 30, 2013
Workshop: October 27 - 28, 2013

Aims and scope

Juris-informatics is a new research area which studies legal issues from the perspective of informatics.
The purpose of this workshop is to discuss both the fundamental and practical issues for juris-informatics among people from the various backgrounds such as law, social science, information and intelligent technology, logic and philosophy, including the conventional "AI and law" area.
We solicit unpublished papers on theories, technologies and applications on juris-informatics.

Topics

Relevant topics include, but are not limited to, the following:
  • Model of legal reasoning
  • Argumentation / Negotiation / Argumentation agent
  • Legal term ontology
  • Formal legal knowledge-base / Intelligent management of legal knowledge-base
  • Translation of legal documents
  • Information retrieval of legal texts
  • Computer-aided law education
  • Use of Informatics and AI in law
  • Legal issues on ubiquitous computing / multi-agent system / the Internet
  • Social implications of use of informatics and AI in law
  • Natural language processing for legal knowledge
  • Verification and validation of legal knowledge systems
  • Any theories and technologies which is not directly related with juris-informatics but has a potential to contribute to this domain

Invited Speakers


  1. Martin Caminada (University of Aberdeen, UK)
           
  2. Davide Grossi (University of Liverpool, UK)
  3. Kotaro Takagi (Aoyama Gakuin University, Japan)

Submissions

We welcome and encourage the submission of high quality, original papers, which are not simultaneously submitted for publication elsewhere.
Papers should be written in English, formatted according to the Springer Verlag LNCS style in a pdf form , which can be obtained from http://www.springeronline.com, and not exceed 14 pages including figures, references, etc.
If you use a word file, please follow the instruction of the format, and then convert it into a pdf form and submit it at the paper submission page.
If a paper is accepted, at least one author of the paper must register the workshop and present it.
For a paper submission, click here .

Post Proceedings

Springer Verlag has agreed to publish selected papers of the workshop in the JSAI-isAI 2013 post-proceedings as a volume of LNAI.
Thus, the authors of papers presented at the workshop will be asked to extend their contributions, possibly incorporating the results of the workshop discussion, to be included in the workshop post-proceedings, after another round of refereeing. The selected papers of the previous workshops were published as volumes of LNAI4914(JURISIN 2007), LNAI5447(JURISIN 2008), LNAI6284(JURISIN 2009) , LNAI6797(JURISIN2010), LNAI7258(JURISIN2011) and LNAI(JURISIN2012) respectively.

Venue

Keio Univerisity is located in the northern part of Yokohama city.
From Shibuya Station
  • Take Toyoko-line, and get off at Hiyoshi station.

Workshop Chair

Katsumi Nitta,Tokyo Institute of Technology, Japan

Organizing Committee Members

Makoto Nakamura, Nagoya University, Japan
Katsumi Nitta, Tokyo Institute of Technology, Japan
Seiichiro Sakurai, Meiji Gakuin University, Japan
Ken Satoh, National Institute of Informatics and Sokendai, Japan
Satoshi Tojo, Japan Advanced Institute of Science and Technology(JAIST), Japan
Katsuhiko Toyama, Nagoya University, Japan

Advisory Committee Members

Trevor Bench-Capon, The University of Liverpool, UK
Tomas Gordon, Fraunfoher FOKUS, Germany
Henry Prakken, University of Utrecht & Groningen, The Netherlands
Akira Shimazu, Japan Advanced Institute of Science and Technology, Japan
John Zeleznikow, Victoria University, Australia

Program Committee Members

Thomas Agotnes, University of Bergen, Norway
Katie Atkinson, The University of Liverpool, UK
Philip T H Chung, Australasian Legal Information Institute, Australia
Marina De Vos, University of Bath, UK
Phan Minh Dung, AIT, Thailand
Guido Governatori, University of Queensland, Australia
Tokuyasu Kakuta, Nagoya University, Japan
Takehiko Kasahara, Toin University of Yokohama, Japan
Masahiro Kozuka, Kanazawa University, Japan
Robert Kowalski, Imperial College London, UK
Makoto Nakamura, Nagoya University, Japan
Katsumi Nitta, Tokyo Institute of Technology, Japan
Paulo Novais, University of Minho, Portugal
Minh Le Nguyen, Japan Advanced Institute of Science and Technology, Japan
Seiichiro Sakurai, Meiji Gakuin University, Japan
Katsuhiko Sano, Japan Advanced Institute of Science and Technology, Japan
Ken Satoh, National Institute of Informatics and Sokendai, Japan
Fumihiko Takahashi, Meiji Gakuin University, Japan
Satoshi Tojo, Japan Advanced Institute of Science and Technology, Japan
Katsuhiko Toyama, Nagoya University, Japan

Preivous JURISIN workshops

For any inquiry, please send it to "jurisin2013[at]ntt.dis.titech.ac.jp"

viernes, 21 de junio de 2013

Robert P. George, "Conscience and its enemies"

Por: Andrés Molina Ochoa

El New York Times acaba de hacer una interesante reseña sobre el último libro del iusnaturalista Robert P. George. Para leerla, presione aquí.

Cuadernos Jorge Carpizio para entender la Laicidad

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

Tomado de aquí.  Gracias a Leonardo García por la información.
Recomendado.

Colección de cuadernos “Jorge Carpizo”

Para entender y pensar la laicidad.

  1. Los dilemas de la laicidad – Pedro Salazar Ugarte
  2. El pensamiento Laico de Benito Juárez – Patricia Galeana
  3. El concepto de laicidad – Michelangelo Bovero
  4. Laicidad y liberalismo – Fabiola Rivera Castro
  5. Laicidad y diversidad – Laura Saldivia
  6. Laicidad y catolicismo – Hugo Omar Seleme
  7. Laicidad y resistencia – Julieta Lemaitre Ripoll
  8. Laicidad y símbolos religiosos – Roberto Saba
  9. Laicidad y Constitución – Alfonso Ruiz Miguel
  10. Laicidad y ateísmo – Marcelo Alegre
  11. Laicidad y libertad religiosa – Pierluigi Chiassioni
  12. Laicidad y américa latina – Ernesto Bohoslavsky
  13. Laicidad y modernidad – Felipe Gaytán
  14. Laicidad y teoría política – Ermanno Vitale
  15. Democracia y laicidad activa – Rodolfo Vázquez
  16. Laicidad y relativismo – Andrea Greppi
  17. Laicidad y sexualidad - Juan Vaggione
  18. Laicidad y medios de comunicación – Raúl Trejo Delarbre
  19. Laicidad y discriminación – Jesús Rodríguez Zepeda
  20. Laicidad y multiculturalismo – Daniel Gutiérrez-Martínez
  21. Laicidad y derecho internacional  – José Ma. Serna de la Garza
  22. Laicidad y secularización – Ana Teresa Martínez
  23. Laicidad y libertad religiosa – Miguel Carbonell
  24. Laicidad y Educación – Carlos Martínez Assad
  25. Laicidad e Islam – Juan-Francois Bayart 
  26. Laicidad y Cultura – Diego Valadés
  27. Laicidad y elecciones – J. Jesús Orozco Henríquez
  28. Laicidad y sociedad – Valentina Pazé
  29. Laicidad y minorías religiosas – Paulina Barrera Rosales
  30. Laicidad y política – Luis Salazar Carrión
  31. Laicidad y ciencia – Raphaël Liogier
  32. Laicidad en México – Roberto Blancarte
  33. Laicidad y libertad de conciencia – Pauline Capdevielle
  34. Laicidad y justicia constitucional – Leonardo García Jaramillo

Puede descargar todos los cuadernos juntos desde el siguiente enlace: Colección de cuadernos Jorge Carpizo – Para entender y pensar la laicidad

Gardner, ¿Qué es el pluralismo jurídico?

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)



En el Ontario Legal Philosophy Conference, organizado por McMaster University y York University (Philosophy and Law)

jueves, 20 de junio de 2013

Misari sobre el interés en la filosofía del derecho

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)


Julio Solís me compartió un texto de Efraín Misari (un escritor peruano) titulado "No me gusta la filosofía del Derecho" (aquí). El autor se pregunta la animadversión del estudiante común por la filosofía del derecho. El cuestionamiento es interesante, y lo comento por la simpatía con Julio y con el autor, aunque la respuesta que le da no me parece clara ni adecuada. Parece sugerir que los estudiantes rehúyen de la filosofía del derecho por tres razones. Primero, porque los textos son difíciles y llenos de términos técnicos complejos (para lo cual amablemente presenta un guía para entenderlos) y con una redacción a veces inexpugnable. Segundo, porque la filosofía del derecho es a veces escrita por filósofos que tienen preocupaciones celestiales distantes de las humanas preocupaciones del jurista práctico. Y, tercero, por que la filosofía del derecho no tiene "un contenido estándar" -en últimas, la filosofía del derecho es todo lo que los autores de libros discutan acerca del derecho,- ni tienen límites teóricos "bien marcados", y trata de ideas que puedan encajarse en "casillas exclusivas"[1]. Su conclusión es "que para los iniciados", (y supongo que él es uno), "todo está claro y forma parte de un espléndido juego", pero los novatos deberían superar la posible depresión y aturdimiento que le genera no entender el juego con una carga de café y paciencia.  


Creo, por dos razones, que la respuesta no solo es poco caritativa con los estudiantes, sino que se va por las ramas. En primer lugar, Misari no explica la noción fundamental, qué es la filosofía del derecho, y, de hecho, deja entrever una visión bastante peculiar. Véase, por ejemplo, que Misari dice que "la filosofía del derecho comparte campos de estudio con la ética, la política, la historia, la teología y la filosofía pura" (10). La noción es bastante extraña, no sólo porque en su concepto la ética y la filosofía del derecho tienen un campo de estudio diferente del de la "filosofía pura" (¿será la metafísica la filosofía pura?); sino que la filosofía del derecho, según la concepción normal, sólo tiene un campo en común con los campos citados (en especial con la historia y la teología), cuando estos tratan del derecho. También es problemático decir que la filosofía del derecho es todo lo que a cualquier autor publicado se le haya ocurrido pensar. Si bien, en cierto sentido, se le puede llamar filosofía del derecho, se puede diferenciar entre la buena y la mala filosofía del derecho. Y no todo lo que ha sido escrito vale la pena ser considerado. En todo caso, al contrario de lo que dice Misari, hay un conjunto de temas clásicos que componen la filosofía del derecho, que pueden ser clasificados de varias formas. No es este el lugar para reseñarlos. Sin embargo, el lector podrá consultar las citas que el mismo Misari incluye (pero no utiliza). En especial, el texto de Patterson que cita incluye una muy buena lista de los temas clásicos de la filosofía del derecho y su categorización. Si un estudiante tiene una lista de preguntas y problemas -que, como vemos, no es muy difícil de conseguir-, y entiende por qué son importantes, muy seguramente se verá más interesado.



Esto me lleva a la segunda razón, que es donde está la carencia central del texto: Misari no describe "el juego" que los iniciados ya conocen. La idea parece ser que la filosofía pertenece un mundo esotérico y poco práctico, un juego al que sólo unos pocos acceden. Si es así, es más que explicable que las no iniciados no se interesen. Aunque disto de ser un "iniciado", creo que esta concepción (si es la que Misari maneja) está lejos de lo que la filosofía es. Creo que es más adecuado describir “el juego”, no como el secreto de unos pocos, sino como una proyecto conjunto de la humanidad por resolver un conjunto de preguntas. La filosofía, si se quiere, es una conversación, pero una conversación muy especial: es una suerte de diálogo con las mentes más brillantes de la historia para resolver algunas de las preguntas fundamentales de la humanidad. Debe tenerse presente que se intenta resolver preguntas, preguntas básicas, que como diría Berlin, "no tienen respuesta en las enciclopedias", sobre "los primeros principios". Resolverlas es necesario, no sólo para el avance de la ciencia y los demás conocimientos, sino también para guiar las acciones de la humanidad. Tenemos la fortuna de que esas mentes brillantes se tomaron el tiempo dejarnos por escrito -el mejor modo que hemos inventado para plasmar permanentemente nuestras ideas- la presentación más autoritativas de su pensamiento. Al leer un libro filosófico (uno de los buenos, al menos) queremos hacer parte de esta conversación. Ahora bien, si la filosofía es una conversación, los invitados deben saber de qué se está hablando. Si no es así, las invitados pierden interés. Eso ocurre muchas veces con los estudiantes, que, como el invitado a una fiesta, al no encontrar un conocido ni entender la conversación, se refugian en sus smartphones. Pero el error en muchos casos no es del estudiante en sí (que sea perezoso o ignorante o poco capaz), sino que el error radica en el sistema educativo. Los instructores no asumen su papel: ser como el anfitrión de la fiesta  que, cuando llegan nuevos invitados, lo introduce a los demás agasajados y a la conversación[2]. Si fuera así, sin duda tuviéramos más estudiantes comprometidos. No señalar la naturaleza de juego es el grave error de Misari, que lo lleva a confundir los síntomas (la complejidad de los términos, la distancia de la textos producidos por filósofos de los textos producidos por abogados) con la enfermedad (el desconocimiento de la conversación). Primero, el lenguaje filosófico es complejo cuando debe ser preciso[3], los términos deben utilizarse con cuidado porque tienen una tradición y una historia. Sin embargo, si los nuevos invitados entienden que se trata y por qué es así, es más probable que se animen y asuman el riesgo.  Segundo, la filosofía del derecho a veces suena celestial y abstracta, pero es, sin duda, de las áreas más prácticas de la filosofía. La filosofía está lejos de las "bolas de cera", búsquedas del ser, argumentos ontológicos para la existencia de Dios, indexicales y terceros reinos y otros temas que apasionan a otros tipos de filósofos. Como es reconocido por casi todos los autores (Nino y Hart son archiconocidos ejemplos), es un tema increíblemente cercano y presente en todos los aspectos de nuestra vida. Por ello, que escriban filósofos o juristas no parece ser un aspecto especialmente importante que explique el desinterés[4]: el tema es el mismo, y es un tema cercano y conocido. Igualmente, los síntomas desaparecen si se cura la enfermedad y la receta, de nuevo, es un poco de pedagogía sobre los problemas.  En una palabra, los estudiantes que nos les gusta la filosofía del derecho, a menudo no saben ni de que se trata. Si, como invitados (a menudo forzados -por el pénsum de su facultad-) a la conversación filosófica están consientes del tipo de actividad que es la filosofía, y los problemas que trata, muy seguramente les gustará más, o la odiarán menos, o, al menos, la rechazarán razonadamente.








[1] Misari también dice que la filosofía del derecho puede no resultar interesante porque no trata de ideas novedosas, aunque necesariamente requiere "pensar de nuevo". No entiendo claramente su idea, pero no veo porque alguien debería apartarse de la filosofía del derecho por esa razón, así que la obviaré
[2] Esto nos llevaría a pensar en el papel de los profesores de filosofía del derecho, pero esto desborda el tema de esta respuesta.
[3] Por cierto, todos los lenguajes especializados son complejos: Si el lenguaje de los comentaristas de fútbol para explicar que hacen unos tipos pateando una pelota es extremadamente complejo, ¿no puede esperarse y superarse cierto nivel de complejidad cuando se debaten las ideas fundamentales?
[4] Además, vale mencionar, la descripción de Misari no es muy exacta del estado actual de la filosofía del derecho y su profesionalización

miércoles, 19 de junio de 2013

domingo, 16 de junio de 2013

Página Web de Andrés Botero Bernal

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

Les comparto la página web de nuestro amigo Andrés Botero Bernal, de la Universidad de Medellín, aquí, en especial, una lista de sus publicaciones, incluyendo, libros, capítulos, artículos, y traducciones.
Recomendado.

viernes, 7 de junio de 2013

Nuevo Libro: Ferreres Comella, la Constitución de España

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

 Este, como todos los libros de Hart, tienen un 20% de descuento para los lectores del blog.

A Contextual Analysis
Victor Ferreres Comella
This book provides a critical introduction to the principles and institutions that make up the Spanish Constitution, which was enacted in 1978. It first explains the process of transition from Franco's dictatorship to democracy, in order to understand the historical circumstances under which the Constitution was framed. After offering a theory to justify the authority of the Constitution over ordinary laws, the book proceeds to explain the basic principles of the Spanish political regime, as well as the structure of its complex legal system. Later chapters focus on various institutions, such as the Crown, Parliament and the Government. A specific chapter is devoted to the territorial distribution of power between the State, the regions and local government. The last two chapters deal with the constitutional role of courts, and the protection of fundamental rights. The book includes some reflections on the challenges that lie ahead and the constitutional reforms that may need to be considered in the future.

Revista de Teoría del Derecho: Universidad de Palermo

Por Jorge Luis Fabra Zamora (jorgefabraz@gmail.com)

Tomado de aquí:

Desde su fundación, la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo ha llevado a cabo un proyecto destinado al mejoramiento continuo de la enseñanza. Comenzó con la carrera de grado y luego incorporó una Maestría en Derecho que obtuvo desde un principio –y hoy mantiene- la máxima calificación que brinda la  Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU), a la que se le fueron sumando orientaciones de gran calidad. Finalmente, en el 2010 se abrió el Doctorado en Derecho, que  tengo el honor de dirigir.
El Doctorado en Derecho de la Universidad de Palermo está concebido como una labor artesanal, un espacio de reflexión y un compromiso de excelencia. Está dirigido a un grupo pequeño de estudiantes, cuidadosamente seleccionados, quienes reciben una atención directa y personal por parte de profesores. En este contexto, los doctorandos se vinculan de modo intenso con la actividad académica de la Facultad, y se incorporan de modo paulatino a las tareas de docencia.
La Facultad de Derecho cuenta ya con dos revistas: La Revista Jurídica y La Revista de Derecho Ambiental a la que ahora se suma este nuevo proyecto.
La Revista de Teoría del Derecho es especial: es la revista del doctorado; una revista exigente, con minuciosa revisión de los trabajos por parte del equipo editorial y un severo proceso de referato científico, y sobre todo con vocación de debate y de realizar aportes a las discusiones jurídicas, desde las teorías del derecho.
Más allá de mis tareas de supervisión y asesoramiento, el trabajo central de convocatoria, selección y traducción de artículos corre por cuenta de doctorandos, quienes también publican en ella: si la revista es buena, entonces, es porque los doctorandos son buenos. Y esta es mi satisfacción como director. 
Martín Diego Farrell
Director de la Revista Teoría del Derecho 

a Revista de Teoría del Derecho de la Universidad de Palermo es una publicación sin ánimo de lucro, semestral, de alcance internacional, que promueve la divulgación de trabajos originales, de alta calidad científica y filosófica relacionados con la teoría general del derecho y con la teoría de las ramas específicas del conocimiento, promoviendo un canal de diálogo entre la comunidad académica, los estudiantes, los profesionales y todos aquellos  interesados en la teoría jurídica. La revista es editada por el Doctorado en Derecho de la Universidad de Palermo; quienes trabajan en ella están comprometidos con la objetividad y rigor en la selección de los trabajos a publicar mediante la minuciosa revisión por el equipo editorial y un proceso de arbitraje doble y ciego.
Objetivos
  • Ofrecer un espacio de publicación para los trabajos de académicos interesados en la teoría general del derecho y  la teoría de las ramas específicas del conocimiento jurídico.
  • Establecer un canal para divulgar los resultados  de investigación surgidos en el doctorado en derecho de la Universidad de Palermo.
  • Asegurar un medio para registrar el desarrollo de  la teoría general del derecho y la teoría de las ramas específicas del conocimiento jurídico.
  • Construir un dialogo entre académicos y científicos especializados, la comunidad profesional y estudiantes.

Formato y periodicidad
La revista se publica semestralmente en formato impreso, con acceso digital. Asimismo, es una publicación internacional que recibe aportes en inglés y en castellano.
Se publican dos números al año: 30 de mayo y 30 de noviembre.
Temática y alcance
La Revista de Teoría del Derecho de la Universidad de Palermo es una publicación científica que divulga aportes originales en teoría general del derecho y teoría de las ramas del derecho. De esta manera se seleccionan trabajos que aborden problemáticas relacionadas con la teoría analítica y normativa del derecho y sus ramas y el análisis político, económico o sociológico de las doctrinas e instituciones jurídicas. La revista respeta diferentes posturas y enfoques propiciando el diálogo y validación del conocimiento.
Política de secciones
La revista contará con dos secciones: artículos y reseñas. Los artículos seleccionados deben ser sometidos al proceso de revisión por pares. En la sección de reseñas se presentaran recensiones de libros, entrevistas o traducciones de textos de especial relevancia para la temática de  la revista.
Política de acceso abierto
La revista provee acceso libre a su contenido con el objetivo de hacer disponible gratuitamente los resultados de investigación y reflexiones al público promoviendo el intercambio nacional e internacional de conocimiento.

 
Director: Martín Diego Farrell
Co-editores: Agustina Ramón Michel,  Fabio Pulido Ortiz, Joaquín Millón Quintana
Comité de redacción: doctorandos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo y colaboradores que forman parte de la casa de estudios.
Comité editorial:
Owen Fiss (Universidad de Yale, Estados Unidos)
Jaime Malamut Goti (Universidad de Palermo, Argentina)
Brian Leiter (Universidad de Chicago, Estados Unidos)
Paula Gaido (Universidad Nacional de Córdoba y CONICET, Argentina)
Marcelo Alegre (Universidad de Buenos Aires, Argentina)
José Juan Moreso  (Universidad Pompeu Fabra, España)
Roberto Gargarella (Universidad de Buenos Aires y Torcuato Di Tella, Argentina)
Paola Bergallo (Universidad de Palermo, Argentina)
Roberto Saba (Universidad de Palermo, Argentina).
Paolo Comanducci (Universidad de Génova, Italia)
María Cristina Redondo (CONICET, Argentina)
Marisa Iglesia Vila (Universidad de Alicante, España)
Rodolfo Vasquez (ITAM, Mexico)
Mariela Puga (Universidad Nacional de Córdoba)
Contacto: revistateoriadelderecho@palermo.edu




  Proceso de revisión


1. El proceso de publicación inicia con el envío del artículo por parte del autor al correo electrónico de la revista: revistateoríadelderecho@palermo.edu
2. La Revista de Teoría del Derecho de la Universidad de Palermo tiene como prioridad publicar trabajos de la más alta calidad científica y filosófica, por lo que no impone una limitación específica a la extensión de los artículos.
3. Por tratarse de una publicación con arbitraje, el comité editorial designará evaluadores para el artículo y decidirá, con fundamento en el concepto de los evaluadores y en criterios de rigor científico, sobre su publicación. El comité tiene la facultad para: aceptar el artículo, solicitar modificaciones o rechazar su publicación.
4. Todos los artículos son revisados por los editores, que verifican el cumplimiento de los criterios solicitados en estas instrucciones. En caso de no cumplir con cualquiera de esas exigencias se le informará al autor (autores).
5. Luego de esta revisión, los documentos son enviados a pares expertos, quienes evalúan su calidad científica y académica. La identidad de los autores no es revelada a los evaluadores, ni la de éstos a los primeros. Una vez recibidos los conceptos de los pares académicos externos, se toma una decisión, que puede ser de aceptación con ajustes, de aceptación definitiva o de rechazo.
6. La revista tiene un plazo máximo de 60 días para notificar al autor. Aceptados los artículos y realizados los ajustes y las precisiones a que hubiera lugar, éstos pasan a corrección, en cuyo proceso se respeta el estilo particular de cada autor. Esta corrección es de forma, nunca de contenido.
7. El comité editorial otorga prelación a la publicación de artículos que se caractericen por consistir en resultados de investigación con fuerte fundamentación teórica; ser producto de reflexiones teóricas; o constituir revisiones críticas y no ser meras exposiciones descriptivas.
8. Por tratarse de una publicación de carácter internacional, se aceptan artículos en inglés.

Requisitos formales
1. Deben ser trabajos originales e inéditos. Se consideran inéditos aquellos que ya hayan sido publicados en otros idiomas y se traduzcan por primera vez al castellano.
2. Una vez que se postule un artículo, los autores deberán certificar la originalidad del mismo y ceder los derechos de autor a la Universidad de Palermo.
3. El idioma oficial de la revista es el español. Sin embargo, por tratarse de una publicación de carácter internacional, se aceptan artículos en inglés.
4. Los artículos postulados para ser arbitrados y publicados en la Revista de Teoría del Derecho de la Universidad de Palermo deberán adecuarse necesariamente a una de las siguientes categorías:
• Artículo resultado de investigación
• Artículo de reflexión
• Artículo de revisión
• Reseñas
5. La presentación de los artículos debe hacerse de conformidad a la siguiente estructura:
TÍTULO: el título no debe tener más de 15 palabras.
AUTOR (ES): nombres y apellidos del autor o autores (tal como quieran que figure en la publicación)
FILIACIÓN INSTITUCIONAL, CIUDAD Y PAÍS: nombre completo de la institución a nombre de la cual se publicará el trabajo, la ciudad y el país de ubicación.
DIRECCIÓN: indicar la dirección electrónica de los autores.
RESUMEN: el resumen no debe superar 250 palabras y debe incluir el propósito del documento, una breve descripción del diseño metodológico o enfoque de investigación, los hallazgos principales, las limitaciones de la investigación y las conclusiones del trabajo
PALABRAS CLAVE: cuatro o seis palabras que describan el tema y que permitan la catalogación del artículo. Se sugiere la utilización de los siguientes tesauros: UNESCO, UNBIS de la ONU y IEDCYT del CSIC.
ABSTRACT: traducción del resumen al idioma inglés.
KEY – WORDS: traducción de las palabras clave al idioma inglés.
CUERPO DEL ARTÍCULO: escrito en times new roman. El cuerpo del documento deberá contener las siguientes secciones: introducción, desarrollo, conclusiones y bibliografía. La Revista de Teoría del Derecho tiene como prioridad publicar trabajos de la más alta calidad científica y filosófica, por lo que no impone una limitación específica a la extensión de los artículos.
REFERENCIAS Y CITAS BIBLIOGRÁFICAS: Las referencias bibliográficas de los trabajos enviados a la revista deben respetar las normas de la American Psychological Association (APA).
Declaración de originalidad.

Los autores deben aceptar y firmar la declaración de originalidad que deberá ser remitida a la dirección postal de la revista o mediante correo electrónico a revistateoriadelderecho@palermo.edu.



martes, 4 de junio de 2013

Petzold-Pernía: Democracia, Participación y Derechos Humanos

Por Hermann Petzold-Pernia, hermannpetzold@gmail.com



           DEMOCRACIA, PARTICIPACIÓN Y  DERECHOS HUMANOS

                                                                                        HERMANN PETZOLD-PERNÍA
                                                                                              Profesor Titular (emérito) y ex
                                                                                                                 Decano de la Facultad de Ciencias
                                                                                                                 Jurídicas y Políticas de la Universidad
                                                                                              de la Zulia.



      1.- Hoy quiero comenzar esta exposición citando a Benjamín Constant (1767-1830) -quizá el más destacado filósofo político y iusconstitucionalista  de la época inmediatamente posterior a la  Revolución francesa (en sus etapas napoleónica y de la restauración monárquica), y el cual ejerció una gran influencia en el pensamiento de Simón Bolívar-,  porque su obra es sumamente original, conserva una fresca modernidad y, como veremos, sus ideas buscan dar respuestas razonables a problemas políticos fundamentales, tales como los referentes a las relaciones entre el ser humano y el poder y, por ende, de los límites que deben establecerse al poder estatal frente a los derechos fundamentales de la persona humana, que como podremos verificar posteriormente coinciden con la doctrina social de la Iglesia Católica (DSIC), expresada en numerosos documentos eclesiales y, en particular, en el Compendio de la doctrina social de la Iglesia. Problemas que, en forma dramática, confrontamos los habitantes de la Venezuela actual, por lo que nos interesa conocer las más adecuadas soluciones para resolverlos, de conformidad con los principios jurídicos que universalmente exigen el  respecto a la dignidad humana.

      2.- Así, pues, para Constant, la “felicidad de las sociedades y la seguridad de los individuos reposan sobre ciertos principios positivos e inmutables. Esos principios son verdaderos en todos los climas, bajo todas las latitudes. Ellos no pueden nunca variar, cualesquiera que sean la extensión del país, sus costumbres, sus creencias, sus usos. Es incontestable en una aldea de ciento veinte cabañas, como en una nación de treinta millones de hombres, que nadie debe ser detenido arbitrariamente, castigado sin haber sido juzgado, juzgado sólo en virtud de leyes anteriores y siguiendo las formas prescritas, impedido, en fin, de ejercer sus facultades físicas, morales, intelectuales e industriales, de una manera inocente y pacífica. Esos derechos fundamentales del individuo no deben poder ser violados ni aun por todas las autoridades reunidas…” (Constant: 265-266).
      Es decir, que indiscutiblemente, existe un conjunto de principios generales, que integran una especie de derecho natural mínimo, que han sido y deben seguir siendo reconocidos, tanto en los

ordenamientos jurídico-positivos nacionales como en los tratados o convenios internacionales, y respetados por los gobernantes  de todos los Estados del orbe, ya que, como pertinentemente afirma el mismo autor: “Ninguna autoridad sobre la tierra es ilimitada, ni la del pueblo, ni la de los hombres que se dicen sus representantes, ni la de los reyes, con cualquier título que ellos reinen, ni la de la ley, que no siendo más que la expresión de la voluntad del pueblo o del príncipe, de acuerdo con la forma del gobierno, debe ser circunscrita por los mismos límites que la autoridad de la cual emana.
      “Los ciudadanos poseen derechos individuales independientes de toda autoridad social o política, y toda autoridad que viole esos derechos se hace ilegítima. Los derechos de los ciudadanos son la libertad individual, la libertad religiosa, la libertad de opinión, en la cual esta comprendida su publicidad, el disfrute de la propiedad, la garantía contra toda arbitrariedad. Ninguna autoridad puede atentar contra esos derechos, sin romper su propio título” (Constant: 275).
      Y eso debe ser así, porque la “soberanía del pueblo no es ilimitada; ella está circunscrita por los límites que le trazan la justicia y los derechos de los individuos. La voluntad de todo un pueblo no puede hacer justo lo que es injusto. Los representantes de una nación no tienen el derecho de hacer lo que la nación no tiene el derecho de hacer ella misma… Dios, si interviene en las cosas humanas, no sanciona más que la justicia… El asentimiento del pueblo no podría legitimar lo que es ilegítimo, puesto que un pueblo no puede delegar en nadie una autoridad que no tiene” (Constant: 276-277).

      3.- Certeras palabras que nos recuerdan las numerosas violaciones de los derechos humanos fundamentales que se cometen a diario, en diversos países del mundo, incluido el nuestro, en nombre de la soberanía nacional, como si la pretendida autorización del pueblo –la que por lo demás no existe, siendo también los integrantes de ese pueblo las víctimas de esas violaciones- hiciese que el asesinato, las desapariciones, la tortura, la detención prolongada, con o sin proceso, la ausencia de libertad para transitar por cualquier lugar del país, para manifestar pacíficamente, expresar las opiniones propias o adherir a cualesquiera creencias religiosas e ideologías, para organizar partidos políticos, sindicatos u otras asociaciones, disfrutar de la propiedad de los bienes legalmente adquiridos, etc., no constituyesen evidentes infracciones a las libertades públicas básicas que son reconocidas como esenciales derechos humanos en las constituciones de cada uno de los Estados del mundo. La verdad es que, por ejemplo, a cualquier persona detenida arbitrariamente y torturada por los secuaces al servicio de los detentadores del

poder público, no le interesa que sus sufrimientos le sean causados en nombre o por inspiración de la teoría marxista-leninista, la doctrina neofascista de la seguridad nacional o los principios de la democracia liberal-representativa, que proclaman y dicen defender aquéllos, sino que lo  importante es que su libertad e integridad personal sean respetadas.

         4.- Y, por ello, en este contexto, me parece conveniente citar la siguiente declaración del Papa Juan Pablo II: “No hay verdadera libertad -fundamento de la paz-, cuando todos los poderes están concentrados en manos de una sola clase social, de una sola raza, de un solo grupo; o cuando el bien común es confundido con los intereses de un solo partido que se identifica con el Estado… Tampoco existe ya verdadera libertad, cuando la seguridad interna es erigida en norma única y suprema de las relaciones entre la autoridad y los ciudadanos, como si ella fuera el único y principal medio de mantener la paz. No puede ignorarse, en este contexto, el problema de la represión sistemática o selectiva –acompañada de asesinatos y torturas, de desapariciones y exilios- de la cual son víctimas tantas personas…” (Mensaje de su Santidad Juan Pablo II para la celebración de la “Jornada de la Paz”- I enero 1981, Nº 2, en el diario El Universal, Caracas, 31 de diciembre de 1980; p.1-8).
        En el mismo sentido, en el Catecismo de la Iglesia Católica (n.1738) se declara que: “El derecho al ejercicio de la libertad es una exigencia inseparable de la dignidad de la persona humana“ (cit. en Compendio de la doctrina social de la Iglesia: n.199), y en este Compendio se agrega: “El valor de la libertad, como expresión de la singularidad de cada persona humana, es respetado cuando a cada miembro de la sociedad le es permitido realizar su propia vocación personal; es decir, puede buscar la verdad y profesar las propias ideas religiosas, culturales y políticas; expresar sus propias opiniones; decidir su propio estado de vida y, dentro de lo posible, el propio trabajo; asumir iniciativas de carácter económico, social,  y político. Todo ello debe realizarse en el marco de un ‘sólido contexto jurídico’, dentro de los límites del bien común y del orden público y, en todos los casos, bajo el signo de la responsabilidad” (Ibidem: n.200), dado que: “La persona humana es el fundamento y el fin de la convivencia política. Dotado de racionalidad, el hombre es responsable de sus propias decisiones y capaz de perseguir proyectos que dan sentido a su vida, en el plano individual y social” (Ibidem: n.384). Pero esto implica, que no solo “el hombre es responsable de su estricta individualidad, sino que él es responsable de todos los hombres” (Sartre, J.-P.: 24), y, por tanto, “nuestra responsabilidad es mucho más grande de lo que podríamos suponer, pues ella compromete la humanidad entera... Así, soy responsable por mi mismo y por todos, y creo una cierta imagen del hombre que elijo; al

elegirme, elijo al hombre” (Sartre: 26-27). O como ha dicho el filósofo Emmanuel Mounier: “El hombre libre es el hombre a quien el mundo interroga y que responde: es el hombre responsable” (Mounier, E.: 40).
       En consecuencia, el hombre es el guardián de su hermano y no cabe la excusa de Caín (cf. Gén 4,9), dado que es su prójimo (cf. Lc 10, 29-37) y, en la medida que la libertad humana existe, debe ser la libertad de todos y cada uno de los seres humanos, y no de un grupo más o menos numeroso de éstos, porque la libertad es la característica esencial que los distingue de los demás animales, dado que el hombre es lo que él hace y lo que él se ha hecho. El hombre emplea, pues, su existencia como un barro con el cual moldea su vida. Es como el alfarero de su pasado como de su porvenir. Y el desarrollo de su ser, es la realización de su libertad, y al hacerlo plenamente el individuo se personifica, adquiere verdaderamente la condición de persona (cf. Petzold Pernía, H.: 81-82).
               
        5.- Por otra parte, resulta pertinente señalar que, según la DSIC, el “pueblo no es una multitud amorfa, una masa inerte para manipular e instrumentalizar, sino un conjunto de personas, cada una de las cuales -‘en su propio puesto y según su manera propia’- tiene la posibilidad de formar su opinión acerca de la cosa pública y la libertad de expresar su sensibilidad política y hacerla valer de manera conveniente al bien común” (Compendio de la de la doctrina social de la Iglesia: n.385), razón por la cual,  la “participación en la vida comunitaria no es solamente una de las mayores aspiraciones del ciudadano, llamado a ejercitar libre y responsablemente el propio papel cívico con y para los demás, sino también uno de los pilares de todos los ordenamientos democráticos, además de una de las mejores garantías de permanencia de la democracia. El gobierno democrático, en efecto, se define a partir de la atribución,  por parte del pueblo, de poderes y funciones, que deben  ejercitarse en su nombre, por su cuenta y a su favor; es evidente, pues, que toda democracia debe ser participativa”. (Ibidem: n.190). Y a este respecto, vale pena indicar que la “información se encuentra entre los principales instrumentos de participación democrática. Es impensable la participación sin el conocimiento de los problemas de la comunidad política, de los datos de hecho y de las varias propuestas de solución. Es necesario asegurar un pluralismo real en este delicado ámbito de la vida social, garantizando una multiplicidad de formas e instrumentos en el campo de la información y de la comunicación, y facilitando condiciones de igualdad en la posesión y uso de



estos instrumentos mediante leyes apropiadas” (Ibidem: n.414).

       6.- Ahora bien, como acertadamente se expresa en la encíclica Centisimus annus (n.46): “Una auténtica democracia es posible solamente en un Estado de derecho y sobre la base de una recta concepción de la persona humana. Requiere que se den las condiciones necesarias para la promoción de las personas concretas, mediante la educación y la formación en los verdaderos ideales, así como de la “subjetividad” de la sociedad mediante la creación de estructuras de participación y corresponsabilidad. Si no existe un consenso general sobre estos valores, se pierde el significado de la democracia y se compromete su estabilidad” (cit. en  Ibidem: n.406), y, a tal efecto, en  el Compendio, se “reconoce la validez del principio de la división de poderes en un Estado:
    “Es preferible que un poder esté equilibrado por otros poderes y otras esferas de competencia, que lo mantengan en su justo límite, Es éste el principio del Estado de derecho, en el cual es soberana la ley y no la voluntad arbitraria de los hombres” (Ibidem: n.408).
     Empero, eso supone, por una parte, que tengamos presente con Santo Tomás de Aquino, que la “ley humana tiene razón de ley sólo en cuanto se ajusta a la recta razón… Pero en cuanto se aparta de la recta razón, es una ley inicua; y así no tiene carácter de ley, sino más bien de violencia” (Q.93, art. 3, del Tratado de la Ley en General en  Suma Teológica: VI, 95), y, por la otra, que si, como lamentable y frecuentemente ocurre en varios países latinoamericanos (incluida Venezuela), las normas de las respectivas constituciones, que regulan el funcionamiento de los distintos órganos de los poderes públicos, son infringidas, desconocidas o tergiversadas, el Estado de derecho (que “consiste en la autovinculación del Estado al Derecho…supone, en el sentido más general, la exclusión de toda arbitrariedad en el ejercicio del poder estatal y su fundamentación en la ley como expresión de la voluntad común de la Sociedad; y supone también limitación del poder estatal…”(Henkel, H.: 186) ) desaparece y con él la legitimidad de los gobernantes, ya que, como sostiene Constant, una “autoridad no es legítima más que en sus límites” (Constant: 436).
      Luego, a la luz de todo lo anteriormente expuesto, Venezuela esta lejos de poder ser considerado un país donde rige un Estado social de Derecho, por lo que, en consecuencia, todos los ciudadanos debemos asumir nuestras responsabilidades en pro de la consecución de un sistema político-constitucional y socio-económico que, con integral respeto de los derechos humanos fundamentales, permita, amplia y realmente (y no sólo formalmente), la movilidad social horizontal y vertical, la toma de responsabilidades sectoriales por todos y cada uno de   los

 miembros de la sociedad civil y el pleno desarrollo de las virtualidades de cada persona.

     ¡Muchas gracias¡     




REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS 

COMPENDIO DE LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA. Caracas, Conferencia Episcopal Venezolana, 2006.

CONSTANT, Benjamín; De la liberté chez les modernes. Ecrits politiques. Textes choisis, présentés et annotés par Marcel Gauchet. Paris, Collection Pluriel-Livre de Poche, 1980.

HENKEL, Heinrich ; Introducción a la Filosofía del Derecho. Trad. del alemán por Enrique Gimbernat Ordeig. Madrid, Taurus, 1968.  

MOUNIER, Emmanuel; El Personalismo. Trad. del francés por Aída Aisenson y Beatriz Dorriots. 2ª ed. Buenos Aires, Eudeba, 1965.

PETZOLD PERNÍA, Hermann; Derecho, Poder y Libertad. Colección de Cursos y Lecciones IX. Maracaibo, IFD-LUZ, 1983.

SANTO TOMÁS DE AQUINO;  Suma Teológica. Varios traductores. Madrid, B.A.C., 1956. T. VI.

SARTRE, Jean-Paul;  L’ Existentialisme est un humanismo. Paris, Nagel, 1970.


Conferencia pronunciada el día 15 de junio de 2007, en la Primera Semana de la Doctrina Social de la Iglesia (Maracaibo, 10 al 16 de junio de 2007), organizada por la Arquidiócesis de Maracaibo, la Universidad Católica Cecilio Acosta y el Foro Eclesial de Laicos.

Publicidad del Blog

20% discount for the readers of "Filosofía del Derecho Colombia" blog in Hart's Publishing legal philosophy catalogue. Use the code FDDBLOG in your purchase. Follow this link.

Les comparto que Hart Publishing ha extendido la oferta de ofrecer un descuento del 20% a los lectures de este blog a todos los lectores de este blog en su catálogo de este libros. Los interesados deben utilizar el códigoFDDBLOG en su compra. Nótese que el descuento no aparecerá directa en la orden, pero será aplicado cuando la orden sea procesada. Más info, aquí y el catálogo de libros con descuento aquí.